Y de vez en cuando nos hablamos

en la ventana cerrada
cuando estuviste triste
y dijiste cosas
como sin decirlas
y de vez en cuando yo te hablé
en la declaración de valentía
que fue posar mis pies
sobre los tuyos
por eso si de pronto
el sol muere en tu frente
tendré miedo de explotar en bencina
reventar como los autos olvidados
por sus dueños
porque a veces entre las balas
nos amamos.