Juvenal Ayala

El gran Zanelli

Cuando Ettore Bugatti baja la bandera cuadriculada

en el Grand Prix Bugatti en Le Mans el año 1929,

Juan Ernesto Zanelli nacido en Iquique en 1906, saluda

A la  multitud con un ramo de flores y una copa de champaña.

Celebran al victorioso de Chile, trotamundo iquiqueño

Riendo y recordando a Nicola y Adela en el puerto

Atendiendo el almacén de calle Esmeralda.

Es cónsul en Niza y se queda mostrando su pueblo.

En su rostro surcan las mareas del puerto

Y en sus manos la fuerza de los bravos.

El primer y único chileno triunfador de carreras,

En la vieja Europa del esplendor y la locura, porque

luego la guerra y el nazismo cambiarán el mundo.

Y en los brazos de la mujer amada

Cruzará la meta de la muerte por balas hitlerianas

Que se llevaran a Zanelli iquiqueño de la resistencia.

En Huara anda un viejo Zanelli huraño anacoreta

Parece no saber la vida alrededor, cabizbajo camina

Llevando la sangre del héroe, del campeón olvidado.