La nada

Comíamos.
Él quiso dejarlo claro:
Yo era nada.
No teníamos nada.
Me sentí nerviosa.
Fui la nada.
Caminamos.
Dudé de ir de su mano.
Y en la negación de mi existencia,
me besó en un parking vacío
como la nada.